Inicio Noticias Nuestra revista MESARET Club del monaguillo La Vocación de San Mateo Nuevo ingreso Contacta con nosotros
 Presentación
   Saludo del Sr. Arzobispo
   Saludo del Sr. Rector
   Nuestro santo patrón
   Un poco de historia
   Un Seminario nuevo y libre
   Fines del Seminario
   Un vistazo exterior
   Un vistazo interior
   Nuestro escudo
 Conócenos
   Secciones y cursos
   Un día en el Seminario
   Un año en el Seminario
   Testimonios
 Curso 2014-2015
   Índice y Cursos anteriores
   Itinerario espiritual
   Noticias
   Preseminario
   Campeonato Sto. Tomás de V.
 Curso 2013-2014
   Itinerario espiritual
   Los cursos y sus fotos
   Noticias
   Conoce tu diócesis
   Convivencias de monaguillos
   Imagen de Sto. Tomás de V.
   Peregrinación vocacional
   X Concurso literario
   Día del Seminario
   Torneo de fútbol S. José
   Peregrinación de las familias
   Día de las familias
   Confirmaciones
   Cursillo de ingreso 2014
   Campamento de verano
   Peregrinación 2ª Sección
   Conviv. Verano 3ª Sección
 Club del monaguillo
   Presentación
   San Tarsicio
   Benedicto XVI
   Juan Pablo II
   Cómics
 Materiales
   Vídeos
   Música
   Documentación
   Oraciones vocacionales
   Otros materiales
 Otros temas
   Nuevo ingreso
   Nuestra revista MESARET
   CD Flagrantes Illuminamus
   En las Redes sociales
   En los Medios de comunicación
   Caminar sobre las aguas
   La Vocación de San Mateo
   Beato José Sala Picó
   Beatificaciones 2007
   JMJ Madrid 2011
   Autorizaciones
   Ayuda al Seminario
   Otros enlaces Web
   Contacta con nosotros

Club del monaguillo

Benedicto XVI

 

Audiencia del Papa a los monaguillos

02-08-2006

 

Queridos hermanos y hermanas:

¡Gracias por vuestra acogida! Os saludo a todos con gran afecto. […] Tengo la alegría de acoger a la gran peregrinación europea de monaguillos. Queridos muchachos y jóvenes, ¡bienvenidos!

[…]

Hace más de 70 años, en 1935, comencé a ser monaguillo; por tanto, he recorrido un largo itinerario por este camino.

[…] A vosotros, queridos monaguillos, quiero ofreceros, brevemente, dado que hace calor, un mensaje que os acompañe en vuestra vida y en vuestro servicio a la Iglesia. […] Quizá algunos de vosotros sepáis que en las audiencias generales de los miércoles estoy presentando las figuras de los Apóstoles: en primer lugar, Simón, al que el Señor dio el nombre de Pedro; su hermano Andrés; luego otros dos hermanos, Santiago, llamado "el Mayor", primer mártir entre los Apóstoles, y Juan, el teólogo, el evangelista; por último, Santiago, llamado "el Menor".

Hoy reflexionamos sobre un tema común: ¿qué tipo de personas eran los Apóstoles? En pocas palabras, podríamos decir que eran "amigos" de Jesús. Él mismo los llamó así en la última Cena, diciéndoles: "Ya no os llamo siervos, sino amigos" (Jn 15, 15). Fueron, y pudieron ser, apóstoles y testigos de Cristo porque eran sus amigos, porque lo conocían a partir de la amistad, porque estaban cerca de él. Estaban unidos con un vínculo de amor vivificado por el Espíritu Santo. 
Desde esta perspectiva podemos entender el tema de vuestra peregrinación: "Spiritus vivificat".

El Espíritu, el Espíritu Santo, es quien vivifica. Es él quien vivifica vuestra relación con Jesús, de modo que no sea sólo exterior: "sabemos que existió y que está presente en el Sacramento", pero la transforma en una relación íntima, profunda, de amistad realmente personal, capaz de dar sentido a la vida de cada uno de vosotros. Y puesto que lo conocéis, y lo conocéis en la amistad, podréis dar testimonio de él y llevarlo a las demás personas.

Hoy, al veros aquí, delante de mí en la plaza de San Pedro, pienso en los Apóstoles y oigo la voz de Jesús que os dice: "Ya no os llamo siervos, sino amigos; permaneced en mi amor, y daréis mucho fruto" (cf. Jn 15, 9. 16). Os invito: escuchad esta voz. Cristo no lo dijo sólo hace 2000 años; él vive y os lo dice a vosotros ahora. Escuchad esta voz con gran disponibilidad; tiene algo que deciros a cada uno.

Tal vez a alguno de vosotros le dice: "Quiero que me sirvas de modo especial como sacerdote, convirtiéndote así en mi testigo, siendo mi amigo e introduciendo a otros en esta amistad". Escuchad siempre con confianza la voz de Jesús. La vocación de cada uno es diversa, pero Cristo desea hacer amistad con todos, como hizo con Simón, al que llamó Pedro, con Andrés, Santiago, Juan y los demás Apóstoles. Os ha dado su palabra y sigue dándoosla, para que conozcáis la verdad, para que sepáis cómo están verdaderamente las cosas para el hombre y, por tanto, para que sepáis cómo se debe vivir, cómo se debe afrontar la vida para que sea auténtica. Así, podréis ser sus discípulos y apóstoles, cada uno a su modo.

Queridos monaguillos, en realidad, vosotros ya sois apóstoles de Jesús. Cuando participáis en la liturgia realizando vuestro servicio del altar, dais a todos un testimonio. Vuestra actitud de recogimiento, vuestra devoción, que brota del corazón y se expresa en los gestos, en el canto, en las respuestas: si lo hacéis como se debe, y no distraídamente, de cualquier modo, entonces vuestro testimonio llega a los hombres.

El vínculo de amistad con Jesús tiene su fuente y su cumbre en la Eucaristía. Vosotros estáis muy cerca de Jesús Eucaristía, y este es el mayor signo de su amistad para cada uno de nosotros. No lo olvidéis; y por eso os pido: no os acostumbréis a este don, para que no se convierta en una especie de rutina, sabiendo cómo funciona y haciéndolo automáticamente; al contrario, descubrid cada día de nuevo que sucede algo grande, que el Dios vivo está en medio de nosotros y que podéis estar cerca de él y ayudar para que su misterio se celebre y llegue a las personas.

Si no caéis en la rutina y realizáis vuestro servicio con plena conciencia, entonces seréis verdaderamente sus apóstoles y daréis frutos de bondad y de servicio en todos los ámbitos de vuestra vida: en la familia, en la escuela, en el tiempo libre. El amor que recibís en la liturgia llevadlo a todas las personas, especialmente a aquellas a quienes os dais cuenta de que les falta el amor, que no reciben bondad, que sufren y están solas. Con la fuerza del Espíritu Santo, esforzaos por llevar a Jesús precisamente a las personas marginadas, a las que no son muy amadas, a las que tienen problemas. Precisamente a esas personas, con la fuerza del Espíritu Santo, debéis llevar a Jesús. Así, el Pan que veis partir sobre el altar se compartirá y multiplicará aún más, y vosotros, como los doce Apóstoles, ayudaréis a Jesús a distribuirlo a la gente de hoy, en las diversas situaciones de la vida. Así, queridos monaguillos, mi última recomendación a vosotros es: ¡sed siempre amigos y apóstoles de Jesucristo!

 

 

Inicio | Noticias | Nuestra revista MESARET | Club del monaguillo | La Vocación de San Mateo | Nuevo ingreso | Contacta con nosotros

Seminario Menor "Sto. Tomás de Villanueva"
Pza. San Andrés, 4
45002 - Toledo
ESPAÑA
Telf. (+34) 925 224 950
Fax (+34) 925 222 271