Inicio Noticias Nuestra revista MESARET Club del monaguillo La Vocación de San Mateo Nuevo ingreso Contacta con nosotros
 Presentación
   Saludo del Sr. Arzobispo
   Saludo del Sr. Rector
   Nuestro santo patrón
   Un poco de historia
   Un Seminario nuevo y libre
   Fines del Seminario
   Un vistazo exterior
   Un vistazo interior
   Nuestro escudo
 Conócenos
   Secciones y cursos
   Un día en el Seminario
   Un año en el Seminario
   Testimonios
 Curso 2014-2015
   Índice y Cursos anteriores
   Itinerario espiritual
   Noticias
   Preseminario
   Campeonato Sto. Tomás de V.
 Curso 2013-2014
   Itinerario espiritual
   Los cursos y sus fotos
   Noticias
   Conoce tu diócesis
   Convivencias de monaguillos
   Imagen de Sto. Tomás de V.
   Peregrinación vocacional
   X Concurso literario
   Día del Seminario
   Torneo de fútbol S. José
   Peregrinación de las familias
   Día de las familias
   Confirmaciones
   Cursillo de ingreso 2014
   Campamento de verano
   Peregrinación 2ª Sección
   Conviv. Verano 3ª Sección
 Club del monaguillo
   Presentación
   San Tarsicio
   Benedicto XVI
   Juan Pablo II
   Cómics
 Materiales
   Vídeos
   Música
   Documentación
   Oraciones vocacionales
   Otros materiales
 Otros temas
   Nuevo ingreso
   Nuestra revista MESARET
   CD Flagrantes Illuminamus
   En las Redes sociales
   En los Medios de comunicación
   Caminar sobre las aguas
   La Vocación de San Mateo
   Beato José Sala Picó
   Beatificaciones 2007
   JMJ Madrid 2011
   Autorizaciones
   Ayuda al Seminario
   Otros enlaces Web
   Contacta con nosotros

Curso 2006-2007

Peregrinación vocacional

 

Los pasados días 16 al 20 de Febrero la 2º y 3º sección del Seminario Menor de Toledo peregrinaron al Santo Sepulcro de S. Juan de Ávila en Montilla (Córdoba).

A golpe de tema, oración y Misa hemos ido avanzando en el camino hacia el encuentro de tan gran Santo, modelo e intercesor. Bajo el lema "Guiados por el Espíritu Santo", caminamos hacia la santidad, hemos guardado en el corazón durante el camino las consignas de la conversión con la Luz de Cristo que disipa nuestras tinieblas, la amistad con Cristo que enciende nuestro corazón con su espíritu y el mandato de ser testigos suyos con la fuerza de su espíritu.

El día 16, llegados a Lucena y acogidos calurosamente por los sacerdotes y familias de la parroquia de manera abrumadora, nos dispusimos a caminar bajo la lluvia, en ocasiones torrencial, que parecía significar al cielo que lloraba de alegría por tan nutrido grupo de seminaristas menores que con la Cruz como estandarte y guía caminaban sin quejarse. Éramos saludados por la multitud de vehículos que pasaban por la carretera; y tal era el testimonio de aquella fosforita hilera de seminaristas con su Cruz que la noticia se propagaba con rapidez por la comarca de modo que ya nos esperaban con ilusión creciente en las demás parroquias y en el seminario menor de Córdoba.

Llegados a Monturque, pudimos disfrutar de la hospitalidad de su párroco, D. José, que nos brindó la Iglesia y los pequeños salones como comedor y dormitorios en los que los sacos de dormir suplían nuestros queridos y recordados colchones. No importaba, porque el Señor estaba con nosotros. Visitamos las 3ª termas romanas más grandes del mundo con capacidad de unos 850.000 litros de agua pluvial, ¡una auténtica obra de ingeniería romana!

Después de descansar y pasar una estupenda velada con el Párroco de Monturque (amenizada con un repertorio de cantos vascos, italianos, andaluces a cuatros voces…) nos pusimos en camino a Aguilar el día 18. Ni los kilómetros ni el cansancio del camino pudieron impedir elevar nuestras oraciones al cielo ni recibir el tema de rigor que nos dispondrían a la Santa Misa. Es más, nos dieron alas (no es Red Bull) para ganar el partido de fútbol que organizó D. Juan, su párroco, contra los jóvenes de allí en un campo de césped artificial. La copa ganada adorna ya las vitrinas de nuestro seminario a la espera de ser ofrecida a S. José, patrono de las vocaciones, y a Sto. Tomás de Villanueva, nuestro patrón. ¿Quiénes son estos muchachos que rezan, caminan y a la vez juegan tan bien el fútbol? La respuesta ya la sabéis: !los seminaristas!

Nos ganamos una buenísima paella y una gran película de D. Bosco, en los salones parroquiales, enriquecidos con unos deliciosos pasteles de Aguilar, gentileza del buen párroco D. Juan. La Santa Misa nos esperaba en la Parroquia preparada antes  por una preciosa oración ante el santísimo que sirvió para entonar nuestros corazones con los discípulos de Emaús en presencia de Jesús. Los seminaristas y los feligreses nos dábamos testimonio mutuamente. Nos alojamos en un colegio de acogida, cenamos y después de la velada castañetera, guitarrera y bailarina nos recogimos en oración ante la Virgen para descansar. A alguno le costó pillar el sueño… por qué sería.

 Al día siguiente nos pusimos en camino hacia Montilla siempre, se me olvidaba, con nuestro buen guía Rafael (no me refiero al arcángel) de Lucena, padre de dos hijos, uno de ellos monaguillo en las Carmelitas. La acogida fue igualmente muy cordial por parte de su Párroco D. Jesús : duchas y comida con chocolate incorporados. La Santa Misa fue el centro de aquel día ante el sepulcro de S. Juan de Avila y presidida por el padre jesuita D. Diego que nos puso las pilas. Visitamos por la tarde la casa de S. Juan de Avila  y nos marchamos ya en autobús a Córdoba, a su seminario menor de S. Pelagio.

 La acogida en el seminario menor fue no menos calurosa que las anteriores. Nos tenían un invitado muy especial que presentar nada más entrar a la casa: el Señor y la Virgen a quienes saludamos con una melodiosa y bien entonada Salve. Parecíamos estar en el cielo. Allí tuvimos una Hora Santa rodeada de niños y adolescentes en adoración silenciosa. Tras la cena, el partido de fútbol entre seminarios fue sonado. Ya podéis averiguar quienes ganaron…

El día 20 fuimos a visitar la Catedral de Córdoba que es un crisol de culturas y arte donde primero se dio cita la presencia cristiana en su basílica de S. Vicente cuyos restos arqueológicos se nos mostraron allí. Una vez más la servicialidad de sus seminaristas fue prodigiosa en la guía y explicación de la Catedral. Rezamos ante la imagen de S. Pelagio en el seminario mayor y tras visitar unas horas libres la Córdoba histórica y probar alguna que otra tapa, nos pusimos en camino de regreso a Toledo con el corazón lleno de las cosas del Señor.

S. Juan de Avila, ruega por los frutos de nuestra peregrinación.

D. José Antonio, tutor de Bachillerato

 

Índice de las Peregrinaciones Vocacionales

  + Actual
  + Curso 2011-2012
  + Curso 2010-2011
  + Curso 2009-2010
  + Curso 2008-2009
  + Curso 2007-2008
  + Curso 2006-2007

Inicio | Noticias | Nuestra revista MESARET | Club del monaguillo | La Vocación de San Mateo | Nuevo ingreso | Contacta con nosotros

Seminario Menor "Sto. Tomás de Villanueva"
Pza. San Andrés, 4
45002 - Toledo
ESPAÑA
Telf. (+34) 925 224 950
Fax (+34) 925 222 271