Inicio Noticias Nuestra revista MESARET Club del monaguillo La Vocación de San Mateo Nuevo ingreso Contacta con nosotros
 Presentación
   Saludo del Sr. Arzobispo
   Saludo del Sr. Rector
   Nuestro santo patrón
   Un poco de historia
   Un Seminario nuevo y libre
   Fines del Seminario
   Un vistazo exterior
   Un vistazo interior
   Nuestro escudo
 Conócenos
   Secciones y cursos
   Un día en el Seminario
   Un año en el Seminario
   Testimonios
 Curso 2014-2015
   Índice y Cursos anteriores
   Itinerario espiritual
   Noticias
   Preseminario
   Campeonato Sto. Tomás de V.
 Curso 2013-2014
   Itinerario espiritual
   Los cursos y sus fotos
   Noticias
   Conoce tu diócesis
   Convivencias de monaguillos
   Imagen de Sto. Tomás de V.
   Peregrinación vocacional
   X Concurso literario
   Día del Seminario
   Torneo de fútbol S. José
   Peregrinación de las familias
   Día de las familias
   Confirmaciones
   Cursillo de ingreso 2014
   Campamento de verano
   Peregrinación 2ª Sección
   Conviv. Verano 3ª Sección
 Club del monaguillo
   Presentación
   San Tarsicio
   Benedicto XVI
   Juan Pablo II
   Cómics
 Materiales
   Vídeos
   Música
   Documentación
   Oraciones vocacionales
   Otros materiales
 Otros temas
   Nuevo ingreso
   Nuestra revista MESARET
   CD Flagrantes Illuminamus
   En las Redes sociales
   En los Medios de comunicación
   Caminar sobre las aguas
   La Vocación de San Mateo
   Beato José Sala Picó
   Beatificaciones 2007
   JMJ Madrid 2011
   Autorizaciones
   Ayuda al Seminario
   Otros enlaces Web
   Contacta con nosotros

Curso 2008-2009

Itinerario espiritual

 

“Sarmientos de la vid”
La Iglesia

Sí, la Iglesia está viva; ésta es la maravillosa experiencia de estos días. Precisamente en los tristes días de la enfermedad y la muerte del Papa, algo se ha manifestado de modo maravilloso ante nuestros ojos: que la Iglesia está viva. Y la Iglesia es joven. Ella lleva en sí misma el futuro del mundo y, por tanto, indica también a cada uno de nosotros la vía hacia el futuro. La Iglesia está viva y nosotros lo vemos: experimentamos la alegría que el Resucitado ha prometido a los suyos. La Iglesia está viva; está viva porque Cristo está vivo, porque él ha resucitado verdaderamente. En el dolor que aparecía en el rostro del Santo Padre en los días de Pascua, hemos contemplado el misterio de la pasión de Cristo y tocado al mismo tiempo sus heridas. Pero en todos estos días también hemos podido tocar, en un sentido profundo, al Resucitado. Hemos podido experimentar la alegría que él ha prometido, después de un breve tiempo de oscuridad, como fruto de su resurrección.

Benedicto XVI,
“Homilía 19 abril 2005,
Inicio de su ministerio”

El itinerario pedagógico-espiritual de nuestro Seminario nos lleva a lo largo de este curso a profundizar sobre la Iglesia. La Iglesia es la Esposa de Cristo, santa e inmaculada; es la casa donde hemos recibido y seguimos recibiendo los grandes dones divinos; en ella hemos nacido a la vida divina; en ella celebramos y vivimos los misterios de nuestra salvación; en ella estamos unidos a Jesucristo como los sarmientos a la vid para que nuestra vida dé fruto abundante. El Papa Benedicto XVI nos recordaba al inicio de su pontificado que esta Iglesia, lejos de ser anacrónica o estar a punto de desaparecer, es siempre nueva y actual, está viva, porque lleva en sí el futuro del mundo, y por tanto nos indica a cada uno el camino de nuestro futuro.

Primer trimestre Segundo trimestre Tercer trimestre
Iglesia Jesucristo Misión
"Sobre esta piedra edificaré mi Iglesia"
(Mt 16, 18)
"De su costado brotó sangre y agua"
(Jn 19, 34)
"Pastorea mis ovejas"
(Jn 21, 17)

PRIMER TRIMESTRE

"Sobre esta piedra edificaré mi Iglesia"
(Mt 16, 18)
 

Amigos míos, una vez más: ¿qué quiere decir construir sobre roca? Construir sobre roca quiere decir también construir sobre Pedro y con Pedro, pues a él el Señor le dijo:”Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella" (Mt 16, 18). Si Cristo, la Roca, la piedra viva y preciosa, llama a su Apóstol piedra, significa que quiere que Pedro, y con él toda la Iglesia, sean signo visible del único Salvador y Señor.

Ciertamente aquí, en Cracovia, la ciudad predilecta de mi predecesor Juan Pablo II, a nadie sorprenden las palabras acerca de construir con Pedro y sobre Pedro. Por eso os digo: no tengáis miedo de construir vuestra vida en la Iglesia y con la Iglesia. Sentíos orgullosos del amor a Pedro y a la Iglesia a él encomendada. No os dejéis engañar por quienes quieren contraponer a Cristo y a la Iglesia. Sólo hay una roca sobre la cual vale la pena construir la casa. Esta roca es Cristo. Sólo hay una piedra sobre la cual vale la pena apoyarlo todo. Esta piedra es aquel a quien Cristo dijo:”Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia" (Mt 16, 18). Vosotros, los jóvenes, habéis conocido bien al Pedro de nuestro tiempo. Por eso, no olvidéis que ni aquel Pedro que está observando nuestro encuentro desde la ventana de Dios Padre, ni este Pedro que ahora está delante de vosotros, ni ningún Pedro sucesivo estará nunca contra vosotros, ni contra la construcción de una casa duradera sobre roca. Al contrario, con su corazón y con sus manos os ayudará a construir la vida sobre Cristo y con Cristo.

Benedicto XVI,
“Encuentro con los jóvenes,
Cracovia 2006”
 

Este primer trimestre en el que nos dedicamos a profundizar más especialmente sobre la Iglesia, a la cual pertenecemos y somos invitados a participar, nos fijamos en el fundamento que el mismo Cristo hace de la Iglesia sobre la roca, sobre Pedro. Nosotros hemos de construir nuestra vida y cuidar nuestra vocación en la Iglesia, sabiendo que las dificultades que aparezcan en el camino serán superadas porque el mismo Señor ya nos lo ha asegurado: “las puertas del infierno no prevalecerán sobre ella”. Hemos de sentirnos orgullosos de pertenecer a la Iglesia y de que el Señor haya fijado especialmente su mirada sobre cada uno de nosotros… y no nos dejemos engañar por tantas “voces” que nos hacen seguir a un Cristo ilusorio separado de su Iglesia. En docilidad al Santo Padre caminamos en nuestra Iglesia, que es la Iglesia que Cristo fundó y a la cual está inseparablemente unido. 

SEGUNDO TRIMESTRE

"De su Costado brotó sangre y agua"
(Jn 19, 34)

La fuerza del Espíritu Santo jamás cesa de llenar de vida a la Iglesia. A través de la gracia de los Sacramentos de la Iglesia, esta fuerza fluye también en nuestro interior, como un río subterráneo que nutre el espíritu y nos atrae cada vez más cerca de la fuente de nuestra verdadera vida, que es Cristo. San Ignacio de Antioquía, que murió mártir en Roma al comienzo del siglo segundo, nos ha dejado una descripción espléndida de la fuerza del Espíritu que habita en nosotros. Él ha hablado del Espíritu como de una fuente de agua viva que surge en su corazón y susurra: «Ven, ven al Padre» (cf. A los Romanos, 6,1-9).

Sin embargo, esta fuerza, la gracia del Espíritu Santo, no es algo que podamos merecer o conquistar; podemos sólo recibirla como puro don. El amor de Dios puede derramar su fuerza sólo cuando le permitimos cambiarnos por dentro. Debemos permitirle penetrar en la dura costra de nuestra indiferencia, de nuestro cansancio espiritual, de nuestro ciego conformismo con el espíritu de nuestro tiempo. Sólo entonces podemos permitirle encender nuestra imaginación y modelar nuestros deseos más profundos. Por esto es tan importante la oración: la plegaria cotidiana, la privada en la quietud de nuestros corazones y ante el Santísimo Sacramento, y la oración litúrgica en el corazón de la Iglesia.

 Benedicto XVI “Homilía JMJ,
Sydney’08”

Este segundo trimestre, como siempre, lo dedicamos más a profundizar en la persona de Jesucristo. En este año dedicado a la Iglesia, vemos cómo de su Costado abierto manan la sangre y el agua. De este Costado fluyen los sacramentos que nos renuevan y nos devuelven la vida; sacramentos que introducen en nuestros corazones un río de gracias que nos unen más íntimamente a nuestro Redentor. El Salvador se ha dejado traspasar para que nosotros salgamos de nuestras indiferencias y superemos todo cansancio. Hemos de dejarle que nos renueve interiormente para que podamos llegar a cumplir los deseos más profundos que el mismo Dios ha depositado en cada uno de nosotros.

TERCER TRIMESTRE

"Pastorea mis ovejas"
(Jn 21, 17)

También la Iglesia tiene necesidad de renovación. Tiene necesidad de vuestra fe, vuestro idealismo y vuestra generosidad, para poder ser siempre joven en el Espíritu (cf. Lumen gentium, 4). En la segunda lectura de hoy, el apóstol Pablo nos recuerda que cada cristiano ha recibido un don que debe ser usado para edificar el Cuerpo de Cristo. La Iglesia tiene especialmente necesidad del don de los jóvenes, de todos los jóvenes. Tiene necesidad de crecer en la fuerza del Espíritu que también ahora os infunde gozo a vosotros, jóvenes, y os anima a servir al Señor con alegría. Abrid vuestro corazón a esta fuerza. Dirijo esta invitación de modo especial a los que el Señor llama a la vida sacerdotal y consagrada. No tengáis miedo de decir vuestro «sí» a Jesús, de encontrar vuestra alegría en hacer su voluntad, entregándoos completamente para llegar a la santidad y haciendo uso de vuestros talentos al servicio de los otros.

Benedicto XVI “Homilía JMJ,
Sydney’08” 

«Pastorea mis ovejas». El Señor cuenta con cada uno de nosotros para que trabajemos en su Iglesia y la renovemos con la ilusión, ideales, generosidad que siempre caracteriza a los corazones jóvenes. El mundo anda como ovejas sin pastor, y el Señor siente compasión ante las multitudes desorientadas y engañadas por los falsos maestros y pastores. El Señor cuenta con nosotros para pastorear y llevar a buenos pastos a las ovejas que son de su propiedad y a otras ovejas que no son del redil. El Señor se fía de nosotros, a pesar de nuestras limitaciones y pecados. No tengamos miedo de decir nuestro “sí” a Jesús, para así encontrar la alegría que sólo se halla haciendo su voluntad y en la entrega total de la vida.

 

Índice de Itinerarios espirituales de cursos anteriores

  + Actual
  + Curso 2013-2014
  + Curso 2012-2013
  + Curso 2011-2012
  + Curso 2010-2011
  + Curso 2009-2010
  + Curso 2008-2009

 

Inicio | Noticias | Nuestra revista MESARET | Club del monaguillo | La Vocación de San Mateo | Nuevo ingreso | Contacta con nosotros

Seminario Menor "Sto. Tomás de Villanueva"
Pza. San Andrés, 4
45002 - Toledo
ESPAÑA
Telf. (+34) 925 224 950
Fax (+34) 925 222 271