Inicio Noticias Nuestra revista MESARET Club del monaguillo La Vocación de San Mateo Nuevo ingreso Contacta con nosotros
 Presentación
   Saludo del Sr. Arzobispo
   Saludo del Sr. Rector
   Nuestro santo patrón
   Un poco de historia
   Un Seminario nuevo y libre
   Fines del Seminario
   Un vistazo exterior
   Un vistazo interior
   Nuestro escudo
 Conócenos
   Secciones y cursos
   Un día en el Seminario
   Un año en el Seminario
   Testimonios
 Curso 2014-2015
   Índice y Cursos anteriores
   Itinerario espiritual
   Noticias
   Preseminario
   Campeonato Sto. Tomás de V.
 Curso 2013-2014
   Itinerario espiritual
   Los cursos y sus fotos
   Noticias
   Conoce tu diócesis
   Convivencias de monaguillos
   Imagen de Sto. Tomás de V.
   Peregrinación vocacional
   X Concurso literario
   Día del Seminario
   Torneo de fútbol S. José
   Peregrinación de las familias
   Día de las familias
   Confirmaciones
   Cursillo de ingreso 2014
   Campamento de verano
   Peregrinación 2ª Sección
   Conviv. Verano 3ª Sección
 Club del monaguillo
   Presentación
   San Tarsicio
   Benedicto XVI
   Juan Pablo II
   Cómics
 Materiales
   Vídeos
   Música
   Documentación
   Oraciones vocacionales
   Otros materiales
 Otros temas
   Nuevo ingreso
   Nuestra revista MESARET
   CD Flagrantes Illuminamus
   En las Redes sociales
   En los Medios de comunicación
   Caminar sobre las aguas
   La Vocación de San Mateo
   Beato José Sala Picó
   Beatificaciones 2007
   JMJ Madrid 2011
   Autorizaciones
   Ayuda al Seminario
   Otros enlaces Web
   Contacta con nosotros

Curso 2009-2010

Annus Sacerdotalis

 

Introducción

El Santo Cura de Ars

Un signo

Carteles conmemorativos

Peregrinación a Ars

Cuidar la liturgia

Oración oficial

Enlaces

 

Introducción

"Queridos hermanos en el Sacerdocio: He resuelto convocar oficialmente un «Año Sacerdotal» con ocasión del 150 aniversario del «dies natalis» de Juan María Vianney, el Santo Patrón de todos los párrocos del mundo, que comenzará el viernes 19 de junio de 2009, ... Este año desea contribuir a promover el compromiso de renovación interior de todos los sacerdotes, para que su testimonio evangélico en el mundo de hoy sea más intenso e incisivo, y se concluirá en la misma solemnidad de 2010." (Carta de Benedicto XVI para la convocación de un Año Sacerdotal, 16 de junio de 2009)

Con estas palabras, el Papa Benedicto XVI ha invitado a todos los fieles a contemplar el gran misterio del sacerdocio, pero especialmente a los sacerdotes para que renueven su ministerio al servicio de Cristo y de la Iglesia, lo agradezcan, y todos juntos promuevan las vocaciones sacerdotales.

El Seminario ha querido participar de tan espléndido acontecimiento de gracia haciéndose partícipe de él en su itinerario espiritual y con algunas iniciativas.

El Santo Cura de Ars

Nació el 8 de mayo de 1786 en Dardilly, cerca de Lyon, en una familia de agricultores. San Juan María Vianney conoció una infancia marcada por el fervor a Dios y el amor de sus padres. El contexto de la Revolución francesa ejercerá una fuerte influencia en su juventud: hará su primera confesión en el salón de la casa natal y no en la iglesia del pueblo, y recibirá la absolución por un sacerdote clandestino.

Dos años más tarde, hace su primera comunión en un henil durante una Misa clandestina celebrada por un sacerdote rebelde. A los 17 años, decide responder a la llamada de Dios: “Quisiera ganar almas para el Buen Dios”, le dirá a su madre, Marie Béluze. Su padre, en cambio, se opuso durante dos años a este deseo, porque hacían falta brazos en la casa paterna.

A los 20 años empezó a prepararse para el sacerdocio con el abad Balley, Párroco de Ecully. Las dificultades lo harán crecer: pasa rápidamente del desaliento a la esperanza, va en peregrinación a Louvesc, al sepulcro de San Francisco Regis. Es obligado a desertar cuando es llamado para entrar en el ejército e ir a combatir durante la guerra en España. El abad Balley sabrá ayudarlo durante estos años llenos de muchas pruebas. Fue ordenado sacerdote en 1815 comenzando su ministerio como vicario en Ecully.

En el 1818, es enviado a Ars. Allí despierta la fe de sus parroquianos con sus sermones, pero sobre todo con su oración y su estilo de vida. Se siente pobre ante la misión que debe cumplir, pero se abandona a la misericordia de Dios. Restaura y adorna la iglesia, funda un orfanato al que da el nombre de “Providencia” y se ocupa de los más pobres.

Rápidamente, su fama de buen confesor atrajo numerosos peregrinos que a través de él buscaban el perdón de Dios y la paz del corazón. Asediado por muchas pruebas y luchas interiores, mantiene su corazón bien arraigado en el amor de Dios y a los hermanos; su única preocupación fue la salvación de las almas. Sus lecciones de catecismo y sus homilías hablan sobre todo de la bondad y de la misericordia de Dios.

Sacerdote que se consuma de amor delante del Santo Sacramento, todo donado a Dios, a sus parroquianos y a los peregrinos, murió el 4 de agosto de 1859, después de haberse entregado hasta el extremo del amor. Su pobreza no era fingida. Sabía que un día habría muerto como “prisionero del confesionario”. Tres veces intenta huir de su parroquia, creyéndose indigno de la misión de Párroco, y creyendo ser más bien un obstáculo a la bondad de Dios. La última vez, unos seis años antes de su muerte, sus parroquianos, que habían hecho sonar en plena noche la campana a martillo, consiguieron que se quedara con ellos definitivamente. Enseguida fue a su iglesia y se puso a confesar hasta la una de la mañana. Dirá el día siguiente: “me he comportado como un niño”. A sus exequias asistieron más de mil personas, entre ellos el obispo y todos los sacerdotes de la diócesis, que vinieron a abrazar a quien era su modelo.

Fue beatificado y declarado “patrón de los sacerdotes de Francia" el 8 de enero de 1905. Canonizado en 1925 por Pío XI, fue proclamado en 1929 “patrón de todos los párrocos de la Iglesia Universal”. El Papa Juan Pablo II peregrinó a Ars en 1986.

Copyright: Santuario de Ars

Un signo

Queremos tener presente al Santo Cura de Ars durante todo el curso, y para ello, D. Braulio bendijo una imagen de San Juan María que tendremos durante todo el año en la Capilla Mayor de nuestro Seminario. Se trata de un signo que nos servirá a todos (formadores, seminaristas, familias y todos los que pasen por la capilla a lo largo del curso) a mirar la santidad de este gran pastor y a pedir su intercesión para que de este Seminario salgan muchos y santos sacerdotes.

El signo tiene como elemento central la imagen del santo. Al lado izquierdo está escrita una frase con la que él definía el sacerdocio: "El sacerdote es el amor del Corazón de Jesús". Al lado derecho se encuentra la imagen del Sagrado Corazón que con su mano nos muestra dicha imagen como dándonos a entender "Este es el criado fiel y solícito". Por último, una vela estará encendida durante todo el curso junto a dicha imagen.

Desde aquí, invitamos a todos los que queráis venir a visitar la santa imagen del Cura de Ars para invocarle por las vocaciones y especialmente por la buena marcha de nuestro Seminario y sus seminaristas.

Carteles conmemorativos

Hemos elaborado unos carteles conmemorativos con motivo de este gran acontecimiento.

Estarán expuestos en el Claustro desde el pasado día 8 de noviembre, fiesta del Reservado, y hasta final de curso.

El lema de dichos carteles es "El sacerdote: servidor de vuestra alegría". Además, cada cartel tiene un título diferente que hace referencia a una dimensión del sacerdocio:

  • El sacerdote, servidor de la Palabra

  • El sacerdote, hombre de la Eucaristía

  • El sacerdote, hombre de la Misericordia

  • El sacerdote, hombre de oración

  • El sacerdote, amor del Buen Pastor

  • El sacerdote, al pie de la cruz

  • Sacerdote, ¿por qué tú no?

Cada uno de los carteles tiene un texto del Papa Benedicto XVI comentando esa dimensión concreta del sacerdocio.

Si alguien está interesado en estos carteles puede ponerse en contacto con nosotros.

 

Peregrinación a Ars

Todos los años los seminaristas de la 2ª y 3ª Sección (3º ESO a 2º Bachillerato) hacen una peregrinación vocacional. En este curso, con motivo de este Año Sacerdotal, hemos querido que el destino de nuestro peregrinar fuese Ars.

Pero en esta ocasión, de forma extraordinaria, y considerando la importancia del Año Sacerdotal, hemos querido que todos los seminaristas pudiesen participar de este gran acontecimiento de gracia.

La peregrinación ha tenido lugar en los días 11-17 de febrero. [Ver noticia]

Cuidar la liturgia

También, con motivo del Año Sacerdotal, nos ha parecido que sería muy interesante cuidar la liturgia de manera especial y a lo largo de todo este año para celebrar más dignamente los misterios del Señor.

Uno de los aspectos que pensamos podían cuidarse un poco más era el de la música y los cantos en nuestras celebraciones. Por eso, nos decidimos a impartir clases de canto y órgano para aquellos seminaristas que lo deseasen. Las clases las da una profesora de canto, comenzaron en enero y a ella asisten un total de 13 seminaristas, de los cuales 2 tienen ambas clases de canto y órgano. Además, todos ellos tienen también clase de lenguaje musical, salvo aquellos que ya tienen conocimientos de solfeo. También se han apuntado a las clase de canto dos de los formadores del Seminario.

Otro aspecto que hemos añadido a nuestro cuidado de la liturgia es el de releer la última edición del Ordo Missae para ajustarnos en todo a sus indicaciones a la hora de celebrar.

Por último, hemos querido recuperar la costumbre de celebrar la Misa en latín una vez al mes que teníamos en el Seminario Menor hace unos años. Lo hacemos todos los primeros miércoles de mes, aunque solo para la 2ª y 3ª Sección. Así, los seminaristas se van familiarizando con el latín, lengua oficial del la Iglesia.

Oración oficial

Señor Jesús:

En San Juan María Vianney Tu has querido dar a la Iglesia la imagen viviente y una personificación de tu caridad pastoral.

Ayúdanos a bien vivir en su compañía, ayudados por su ejemplo en este Año Sacerdotal.

Haz que podamos aprender del Santo Cura de Ars delante de tu Eucaristía; aprender cómo es simple y diaria tu Palabra que nos instruye, cómo es tierno el amor con el cual acoges a los pecadores arrepentidos, cómo es consolador abandonarse confidencialmente a tu Madre Inmaculada, cómo es necesario luchar con fuerza contra el Maligno.

Haz, Señor Jesús, que, del ejemplo del Santo Cura de Ars, nuestros jóvenes sepan cuánto es necesario, humilde y generoso el ministerio sacerdotal, que quieres entregar a aquellos que escuchan tu llamada.

Haz también que en nuestras comunidades –como en aquel entonces la de Ars– sucedan aquellas maravillas de gracia, que tu haces que sobrevengan cuanto un sacerdote sabe /“poner amor en su parroquia”/.

Haz que nuestras familias cristianas sepan descubrir en la Iglesia su casa –donde puedan encontrar siempre a tus ministros– y sepan convertir su casa así de bonita como una iglesia.

Haz que la caridad de nuestros Pastores anime y encienda la caridad de todos los fieles, en tal manera que todas las vocaciones y todos los carismas, infundidos por el Espíritu Santo, puedan ser acogidos y valorizados.

Pero sobre todo, Señor Jesús, concédenos el ardor y la verdad del corazón a fin de que podamos dirigirnos a tu Padre celestial, haciendo nuestras las mismas palabras, que usaba San Juan María Vianney:

“Te amo, mi Dios, y mi solo deseo
es amarte hasta el último respiro de mi vida.
Te amo, oh Dios infinitamente amable,
y prefiero morir amándote
antes que vivir un solo instante si amarte.
Te amo, Señor, y la única gracia que te pido
es aquella de amarte eternamente.
Dios mío, si mi lengua
no pudiera decir que te amo en cada instante,
quiero que mi corazón te lo repita
tantas veces cuantas respiro.
Ti amo, oh mi Dios Salvador,
porque has sido crucificado por mi,
y me tienes acá crucificado por Ti.
Dios mío, dame la gracia de morir amándote
y sabiendo que te amo”. Amen.

Enlaces

 

Inicio | Noticias | Nuestra revista MESARET | Club del monaguillo | La Vocación de San Mateo | Nuevo ingreso | Contacta con nosotros

Seminario Menor "Sto. Tomás de Villanueva"
Pza. San Andrés, 4
45002 - Toledo
ESPAÑA
Telf. (+34) 925 224 950
Fax (+34) 925 222 271