Inicio Noticias Nuestra revista MESARET Club del monaguillo La Vocación de San Mateo Nuevo ingreso Contacta con nosotros
 Presentación
   Saludo del Sr. Arzobispo
   Saludo del Sr. Rector
   Nuestro santo patrón
   Un poco de historia
   Un Seminario nuevo y libre
   Fines del Seminario
   Un vistazo exterior
   Un vistazo interior
   Nuestro escudo
 Conócenos
   Secciones y cursos
   Un día en el Seminario
   Un año en el Seminario
   Testimonios
 Curso 2014-2015
   Índice y Cursos anteriores
   Itinerario espiritual
   Noticias
   Preseminario
   Campeonato Sto. Tomás de V.
 Curso 2013-2014
   Itinerario espiritual
   Los cursos y sus fotos
   Noticias
   Conoce tu diócesis
   Convivencias de monaguillos
   Imagen de Sto. Tomás de V.
   Peregrinación vocacional
   X Concurso literario
   Día del Seminario
   Torneo de fútbol S. José
   Peregrinación de las familias
   Día de las familias
   Confirmaciones
   Cursillo de ingreso 2014
   Campamento de verano
   Peregrinación 2ª Sección
   Conviv. Verano 3ª Sección
 Club del monaguillo
   Presentación
   San Tarsicio
   Benedicto XVI
   Juan Pablo II
   Cómics
 Materiales
   Vídeos
   Música
   Documentación
   Oraciones vocacionales
   Otros materiales
 Otros temas
   Nuevo ingreso
   Nuestra revista MESARET
   CD Flagrantes Illuminamus
   En las Redes sociales
   En los Medios de comunicación
   Caminar sobre las aguas
   La Vocación de San Mateo
   Beato José Sala Picó
   Beatificaciones 2007
   JMJ Madrid 2011
   Autorizaciones
   Ayuda al Seminario
   Otros enlaces Web
   Contacta con nosotros

Curso 2012-2013

Doctorado de San Juan de Ávila

 

Introducción

San Juan de Ávila

El doctorado en la Iglesia

Anuncio de Benedicto XVI

En comunión con el santo

Enlaces

 

Introducción

 

"Con gran gozo, quiero anunciar ahora al pueblo de Dios, en este marco de la Santa Iglesia Catedral de Santa María La Real de la Almudena, que, acogiendo los deseos del Señor Presidente de la Conferencia Episcopal Española, Eminentísimo Cardenal Antonio María Rouco Varela, Arzobispo de Madrid, de los demás Hermanos en el Episcopado de España, así como de un gran número de Arzobispos y Obispos de otras partes del mundo, y de muchos fieles, declararé próximamente a San Juan de Ávila, presbítero, Doctor de la Iglesia universal." (Benedicto XVI en el Encuentro con Seminaristas de la JMJ Madrid 2011, 20 de agosto de 2011)

Con estas palabras, el Papa Benedicto XVI anunció la declaración de San Juan de Ávila, patrono del clero español, como Doctor de la Iglesia Universal, que ha tenido lugar el pasado 7 de octubre de 2012.

El Seminario se goza en tan espléndido acontecimiento de gracia.

SAN JUAN DE ÁVILA

En torno al año 1500 nacía en Almodóvar del Campo (Ciudad Real) Juan de Ávila, patrono de los sacerdotes. Estudió teología y Filosofía en la Universidad de Alcalá. Su familia profundamente cristiana tenía unas minas de plata en Sierra Morena.  Al morir sus padres decidió repartir toda la herencia entre los pobres y tras pasar tres años de meditación y oración vio que su vocación era el sacerdocio.

Ya ordenado sacerdote mostró una gran elocuencia en sus discursos, lo que hizo que mucha gente se acercara a escuchar sus sermones allá donde fuera a predicar. Todas estas predicaciones las preparaba de rodillas durante cuatro o más horas rezando. Había muchas personas que al oírle cambiaron de vida, como san Juan de Dios. No se cansaba de repetir que "la fe mueve montañas"; y decía a sus discípulos que para obtener conversiones hay que tener fe en ello y que "las almas se ganan con las rodillas.  A la persona que le preguntaba que cuál era la principal cualidad que había que tener para ser un buen predicador decía: "amar mucho a Dios".

Amigo y consejero de santos

San Juan de Ávila tuvo el privilegio de ser amigo y consejero de seis santos que han pasado a la historia de la Iglesia, los cuales son Santa Teresa, Fray Luis de Granada, San Juan de Dios, San Francisco de Borja, San Pedro de Alcántara y San Ignacio de Loyola. También numerosas personas recibían dirección espiritual de este santo a través de cartas, que luego se agruparon en un libro que recoge sus enseñanzas espirituales, titulado Audi Filia

Mucha gente le acusó de predicar el rigorismo y de excluir a los ricos del Reino de los Cielos, lo que hizo que fuera juzgado por el Tribunal de la Santa Inquisición. Tras su liberación, se dedicó a ser misionero por las ciudades de España.

Gran confianza en Dios

Destaca también de este santo su gran devoción por la Virgen, y la fundación de más de diez colegios católicos y su ayuda a las universidades españolas. Muy importante era su gran humildad, ya que aunque tenía un gran éxito apostólico, siempre se creía un pobre y miserable pecador. Estuvo muy enfermo durante casi los últimos veinte años de su vida. Cuando tenía dolores muy fuertes exclamaba "Dios mío, si sí te parece bien que suceda, está bien, ¡está muy bien!". Murió el 10 de mayo de 1569. La beatificación fue en 1894 y el papa Pablo VI le canonizó en 1970.

Su fiesta se celebra el 10 de mayo.

EL DOCTORADO EN LA IGLESIA

El punto decisivo para que un santo sea proclamado Doctor de la Iglesia es que la suya haya sido una doctrina eminente. Que haya gozado de un particular carisma de sabiduría, dado por el Espíritu Santo para el bien de la Iglesia, comprobado y ratificado por la influencia benéfica de sus escritos en el pueblo de Dios. Un Maestro, un Doctor de la Iglesia es, pues, quien ha estudiado y contemplado con singular clarividencia los misterios más profundos de la fe y es capaz de exponerlos a los fieles de modo que les sirvan de guía en su formación y en su vida espiritual.

Los estudios realizados sobre los escritos del Maestro Ávila para su beatificación y para su canonización, ya pusieron de manifiesto la eminencia de su doctrina, que tuvo gran influjo en su época (1499-1569) y posteriormente. Él tuvo una visión clara, amplia y profunda de los contenidos de la fe, y llegó a una síntesis verdaderamente sapiencial. Su cristocentrismo, fundado en el Nuevo Testamento, profundamente vivido por él y propuesto a los demás, ha sido fuente donde han bebido santos, maestros espirituales y estudiosos de estos últimos siglos.

San Juan de Ávila fue amigo, compañero y maestro de santos, algunos de ellos ya proclamados Doctores de la Iglesia. Fue muy estimado y reconocido por San Juan de la Cruz, Santa Teresa de Jesús, San Ignacio de Loyola, San Juan de Dios, San Francisco de Borja... y por Fray Luis de Granada, su primer biógrafo. ¿Y qué maestro espiritual, de entonces y posterior, no se ha acercado a sus Sermones, su Tratado sobre el Amor de Dios o su conocida obra, Audi, filia?

Nos unimos a las palabras del Cardenal Darío Castrillón de Hoyos en su discurso sobre San Juan de Ávila, maestro y ejemplo sacerdotal para los presbíteros del tercer milenio, pronunciadas con ocasión del Congreso Internacional "El Maestro de Ávila", celebrado en Madrid en noviembre de 2000:

"Se percibe en el ambiente un deseo, una petición que los sacerdotes españoles, juntamente con sus Obispos, quieren elevar al Santo Padre: que San Juan de Ávila sea declarado Doctor de la Iglesia. Todos los aquí reunidos y el incesante clamor del clero secular español, quieren ser la demostración patente de la fuerza del deseo con que se quiere presentar al Santo Padre la petición. Mi presencia ante ustedes no es más que mi personal contribución a este anhelo que, poniendo todo en las manos de Dios, esperamos –y espero— sea muy pronto una realidad".

Extraído de la web de la CEE

ANUNCIO DE BENEDICTO XVI

Lo anunció el Papa al final de la misa celebrada el sábado 20 de agosto, por la mañana, en la catedral de la Almudena, Madrid.

"Queridos hermanos: Con gran gozo, quiero anunciar ahora al pueblo de Dios, en este marco de la santa iglesia catedral de Santa María La Real de la Almudena, que, acogiendo los deseos del señor presidente de la Conferencia episcopal española, eminentísimo cardenal Antonio María Rouco Varela, arzobispo de Madrid, de los demás herma- nos en el episcopado de España, así como de un gran número de arzobispos y obispos de otras partes del mundo, y de muchos fieles, declararé próximamente a san Juan de Ávila, presbítero, doctor de la Iglesia universal.

Al hacer pública esta noticia aquí, deseo que la palabra y el ejemplo de este eximio pastor ilumine a los sacerdotes y a aquellos que se preparan con ilusión para recibir un día la sagrada ordenación. Invito a todos a que vuelvan la mirada hacia él, y encomiendo a su intercesión a los obispos de España y de todo el mundo, así como a los presbíteros y seminaristas, para que perseverando en la misma fe de la que él fue maestro, modelen su corazón según los sentimientos de Jesucristo, el Buen Pastor, a quien sea la gloria y el honor por los siglos de los siglos. Amén."

EN COMUNIÓN CON EL SANTO

En comunión con el Santo y con toda la Iglesia Universal, nuestro Seminario Menor se ha unido a este dichoso acontecimiento, beneficio para todos los sacerdotes del mundo entero, no solo de corazón sino también con algunas actividades que hemos ido realizando en los últimos meses y que realizaremos a lo largo del presente curso. Entre otras, destacan estas:

Enlaces

Inicio | Noticias | Nuestra revista MESARET | Club del monaguillo | La Vocación de San Mateo | Nuevo ingreso | Contacta con nosotros

Seminario Menor "Sto. Tomás de Villanueva"
Pza. San Andrés, 4
45002 - Toledo
ESPAÑA
Telf. (+34) 925 224 950
Fax (+34) 925 222 271